Aproximación al futuro (II)

       La predicción es anunciar (por revelación, ciencia o conjetura) algo que ha de suceder, ya sea porque no se hace nada para evitarlo, ya porque la ocurrencia está condicionada a hacer algo.

       La especie humana parece ser la única con capacidad para pronosticar y predecir fenómenos o acontecimientos que han de suceder, aunque con importantes limitaciones. Las predicciones basadas en la revelación -profecías- trascienden nuestra exposición, de modo que nos referimos a las predicciones científicas o aquellas basadas en juicios de valor, opiniones o dictámenes de expertos. Las científicas son predicciones normativas que utilizan conjuntos de variables interrelacionadas a partir de las cuales se construyen modelos que permiten inferir sucesos futuros, siempre y cuando las relaciones entre las variables identificadas y establecidas permanezcan constantes (por. Ej. El tiempo o todas aquellas predicciones de las ciencias físicas). En el campo de las ciencias sociales -obviamente en el de la economía y la empresa- las predicciones científicas son mucho más difíciles (¿imposibles?) ya que el objeto de predicción son comportamientos de personas, grupos, países, etc., los cuáles tienen capacidad para cambiar el curso de los acontecimientos. Por lo que respecta a las predicciones basadas en juicios, conjeturas, opiniones, etc., carecen de rigor científico, si bien las emitidas por expertos pueden tenerlo; la veracidad habrá que estudiarla en cada caso verificando la metodología utilizada en el pronóstico o predicción.

       En economía, según el profesor A. Pulido, una predicción es un "conjunto de valores de futuro asignados a las variables exógenas del modelo; los valores se obtienen a partir de comportamientos ya conocidos de las variables". (Predicción Económica y Empresarial, Ediciones Pirámide 1989).

       Para el profesor J.C. Collado, la predicción es una técnica que utiliza la información que se conoce con seguridad en el momento de su realización. El ejercicio de predicción es distinto al ejercicio de simulación:

       La predicción está sujeta a eventos futuros impredecibles. La simulación está sujeta a que se cumpla lo hipotetizado en la cantidad y momento predicho; la simulación parte de la hipótesis de que ciertos eventos van a tener lugar de la manera predicha y en el momento predicho y evalúa los efectos.

       La proyección es la prolongación en el futuro de una evolución pasada de acuerdo con algunas hipótesis de extrapolación o de inflexión de tendencias. Una proyección sólo puede considerarse como una previsión si está basada en una probabilidad. En la práctica las proyecciones suelen ser más deseos proyectados u objetivos proyectados que verdaderas proyecciones.

       Previsión, planificación, pronóstico, predicción, proyección...son conceptos parecidos que se utilizan profusamente e inducen a la confusión terminológica. No nos interesa aquí tanto su análisis lingüístico como hacer unas consideraciones sobre los supuestos subyacentes a tener en cuenta cuando se acomete un planteamiento de futuro, prescindiendo del término formal que lo enuncie:

       a)La visión ha de ser global y no parcial o reduccionista. Muchas previsiones adolecen de visión global.

       b)Las variables a utilizar no pueden limitarse a las cuantitativas conocidas; además hay que manejar variables cualitativas (cuantificables o no) y aquellas que pudieran estar ocultas y que hay que descubrir.

       c)Las relaciones entre variables no son siempre constantes (parámetros) sino que pueden ser dinámicas porque la realidad evoluciona.

       d)En entornos de cambios, el pasado - por sí sólo - no explica el futuro. Por tanto, la extrapolación de los datos históricos para configurar el futuro no sirve.

       e)El futuro no es una línea única y cierta (supuesto de los modelos deterministas) sino múltiples líneas e inciertas.

       Las previsiones que hacen muchas empresas adolecen de éstas características. Por eso al hablar de futuro nosotros preferimos utilizar otro término no sólo como soporte formal de un concepto sino fundamentalmente de otra actitud: la prospectiva.

       La prospectiva es una mirada al porvenir dirigida a esclarecer la acción presente.
 

 
Copyright© Instituto de Prospectiva Estratégica, S.L., 1999. Reservados todos los derechos